martes, 17 de marzo de 2020

Crónica de un pueblo

 En los años 70 del siglo pasado, un “almiranzote” (Luis Carrero Blanco, que ya entonces mandaba más que el propio dictador pues estaba un poco gaga) propuso al entonces director de Televisión Española, Adolfo Suarez, (sí, el que luego sería primer presidente de la “democracia”) que crease una serie propagandística y exaltadora de las últimas leyes franquistas del reino (Fuero de los españoles, Fuero del trabajo, Ley Orgánica del Estado, etc.), y así surgió la serie televisiva “Crónicas de un pueblo”. 

Algunos de los actores y personajes de la serie "Crónicas de un pueblo"
 Una serie que desbordó sin embargo esos propósitos iniciales y adquirió una gran popularidad y valor artístico por su costumbrismo neorrealista y sus buenos guiones, actores y dirección, no menos que por su elegante y fino humor. En ella se narraba la vida cotidiana y los problemas de un pueblo de Castilla (sola sin apellidos) Puebla Nueva del Rey Sancho, aldea ficticia, ya que en realidad la serie fue grabada en la población de Santorcaz, cerca de Madrid. 
Sus principales personajes eran el alcalde, el cura, el cabo de la Guardia Civil, el maestro, así como el alguacil, el cartero, el conductor del autobús, la boticaria y los niños de la escuela. La serie comenzó a emitirse en 1971 y permaneció tres años en antena con un gran éxito, y eso que todavía estábamos en un España que se proyectaba en blanco y negro. 
 Hoy, 50 años después, si fuésemos a visitar Puebla Nueva del Rey Sancho, veríamos que la cosa ha cambiado bastante: cura ya no tienen, viene uno una vez a la semana a decir misa los sábados, pues los domingos la dice en otros tres pueblos cercanos, el resto de la semana la iglesia está cerrada, y eso que es una joya del patrimonio artístico. El cuartel de la Guardia Civil, hoy es un solar, ya que hace tiempo que se cerró y luego ardió en un incendio, por lo que ahora solo pasan los guardias una vez al día por el pueblo siguiendo el protocolo de vigilancia y control de la comarca (diez pueblos más). Del maestro, ni se acuerdan que le tuvieron, pues  los chicos a los que dio clase se fueron todos a trabajar lejos del pueblo, aunque algunos vienen en verano. Hoy la escuela es el teleclub. 
 Lo mismo pasa con el alguacil, al que han sustituido un micrófono y unos altavoces colocados en algunos puntos estratégicos del pueblo, a través de los cuales se emiten los bandos, cada vez menos; y el cartero y conductor del coche de línea vienen de fuera, así como la boticaria y el médico que tienen una habitación en los bajos del Ayuntamiento donde pasan consulta, recetan y toman la tensión. Lo mismo ocurre con el alcalde (que es independiente de derechas), y que tampoco vive en el pueblo, pero está empadronado allí, pues la que es del pueblo es su mujer, que es la dueña de la heredad agrícola que explotan. 
 Y esto es todo, Villanueva del Rey Sancho no existe, pero esta “crónica de un pueblo” podréis verla repetida - y a color - por un buen número de poblaciones de nuestro país. 

martes, 10 de marzo de 2020

El cuarto jinete

 ¿Qué, nazionalistas, independentistas, regionalistas, localistas y palurdos todos, que os parece esta inesperada invasión del coronavirus?, ya veo que vuestros discursitos, pancartas, banderas y banderines no han sido capaces de detenerle, es para que os deis cuenta de que no existe enemigo pequeño y que una epidemia no diferencia entre nacionalismos históricos, regiones ricas y regiones pobres. 
  Pues ya veréis, que como la pandemia siga creciendo y avanzando y a vuestros sesudos líderes les toque pedir ayuda a los vecinos de al lado, a esos con los que no queríais saber nada, porque vuestros sanitarios caen enfermos y os quedáis sin recursos médicos, a ver como os explican que antes no y ahora sí. 

 Tomad nota, los que sobreviváis, para que mejoremos nuestras relaciones, por lo pronto podéis veniros a la España vaciada que parece que por ahora se libra del COVIT-19, aunque casi va a daros igual, pues la NASA ya nos adelanta que para mediados del mes de Abril caerá un asteroide sobre la Tierra, que terminará arrasando con los pocos gilipollas que hayan sobrevivido al coronavirus…                                           
                                (firmado: el Cuarto jinete del Apocalipsis) 

miércoles, 12 de febrero de 2020

Anochece que no es poco (carta necrológica a José Luis Cuerda 1947-2020)


 Sepa señor Cuerda que nosotros por aquí hasta hace poco también éramos mucho de ir a ver amanecer, pero como cada vez lo ponen más pronto, pues le hemos perdido afición.  Pero algunos radicales había que hasta cantaban aquello de "que en España empieza a amanecer" y hasta organizaban rosarios de la aurora, cosas estas de las sectas religiosas, que por aquí abundan, y que creíamos que habían desaparecido, pero ¡que va!.

Jose Luis Cuerda y monumento a la película "Amanece que no es poco" en Ayna (Albacete)

 En lo demás, pues nos parecemos mucho a su bendito y surrealista pueblo, en las elecciones siguen ganando los mismos y la oposición son los de siempre, hay chicas que son comunales y otras que no, los hombres ya no nacen en el bancal, dicen que por lo del cambio climático, aunque yo creo que es por la PAC, al no estar subvencionados ¿sabe usted?... 
 Algún negro más tenemos, y una cosa que ha cambiado es que el alcalde ya no es ni necesario, pero si contingente, como todos nosotros. Las fuerzas del orden nos llegan siempre desde Madrid y los curas desde la Conferencia Episcopal, pero sin libre albedrío que luego pasa lo que pasa. No plagiamos a William Faulkner, pero si somos mucho de mentar a Machado, Unamuno, Gila y a la Madre que lo Pario, aunque seguimos sin tener wifi ni médico, y el cementerio se nos ha quedado pequeño. 
 Así que hemos tomado la decisión de juntarnos para ver anochecer, lo que poéticamente se conoce como disfrutar de un ocaso, ya que por nuestro pueblo se dan unos “ocasos” que no se imagina usted, sobre todo en verano y en un sitio que llaman el Mirador de Autilla, algunos hay por allí que quieren cobrar por verlos… un sindios señor Cuerda. 

martes, 14 de enero de 2020

Una década NADA prodigiosa



  Los que hemos vivido un poco, recordamos aquel grupo musical conocido como la “Década prodigiosa” que surgió a mediados de los años 80 del siglo pasado, pero qué - cosa curiosa - cantaba popurrís de canciones que fueron “famosas” en los 60, veinte años antes. Y es que esto de la “década prodigiosa” se me ha venido a las mientes después de leer y escuchar a algunos comunicadores “paniaguados” que cuentan maravillas de esta década a la que por fin hemos dado carpetazo, y que va del año 2009 al 2019, calificándola también como de “prodigiosa”, cuando realmente ha sido una década que no ha tenido nada de portentosa y si de inútil y anodina, es decir una “década NADA prodigiosa”. Unos nefastos y nefandos años en los que este país ha vivido una de sus peores épocas, y mira que tenemos un historial verdaderamente canalla, pues como decía Ortega y Gasett siempre nos han gobernado los peores.   
  En el 2009 entrábamos en esta “década NADA prodigiosa” de la mano de una Europa que empezaba hacer aguas y de una moneda única, el €uro, que se mostraba como una verdadera estafa, lo que auguraba una de las peores crisis económicas que nos iba a tocar vivir, dando pábulo a una impresionante desigualdad social, a ríos y sumideros de corrupción que inundarían las alcantarillas de los poderes políticos, económicos y sociales. 


Fotografía de Internet

  De ello no se libró ni la propia monarquía y sus adláteres (abdicación del Rey y el caso Nóos)(dos reyes), el propio Vaticano (caso Vatileaks y las Jornadas Mundiales de la Juventud) obligaron a retirarse al Papa Benedicto XVI.(dos papas)  Toda esta mierda y alguna más - que seguiremos recordando - se han llevado de calle a dos presidentes del gobierno español J.L.Zapatero (PSOE) y Mariano Rajoy (PP) además de los representantes de los sindicatos mayoritarios, y a un líder de la patronal que termino en la cárcel, aquel que decía que había que trabajar más y ganar menos. Pero el sumun de la desfachatez y fraude de la década, vino de la mano del expresidente catalán y “molt honorable” Jordi Pujol, y en versión nacional de Rodrigo Rato (hoy en la cárcel y pendientes de varios juicios) que pudo haber llegado a presidente de gobierno de la nación, si le hubiesen dejado los mercados y la banca que él ayudó a hundir, y que los demás hemos tenido que rescatar.
  Dice el CIS que en el año 2009, sólo el 8,9% consideraba a los políticos uno de los tres principales problemas de este país. En 2019 lo consideran así el 31% de los encuestados. También en 2009 "la corrupción y el fraude" era uno de los principales problemas solo para el 0,4% de los encuestados. Al día de hoy lo es para el 24,7%. ¿Prodigiosa la década, eh?.   

  Durante esta década las corruptelas anegaron toda clase de estamentos e instituciones, donde el dinero público acabó en mordidas, sobrecostes y amaños de contratos (Gürtel, Espionaje, ERE, etc), y a esto hemos de añadir que los niveles de paro laboral no han bajado (somos el país con mayor índice de paro juvenil de la EU), y que hemos descubierto que la iglesia española también es pederasta, que media España se está vaciado de habitantes, y para terminar de joderlo, que no se puede fumar en los bares, además de que los hijos de la Gran Bretaña dejan de ser €UROpeos (Brexit), aunque eso sí, también supimos que ETA guardaba las armas (coño una cosa buena).   
  ¿Década prodigiosa?, aquí lo único prodigioso es que este país no haya ardido por los cuatro costados, alimentado por piras de hijos puta que bien merecían haber terminado achicharrados en una colosal "hoguera de las vanidades" al florentino estilo del herético Girolamo Savonarola.